Château du Haut Koenigsbourg, Francia

El conocido Château du Haut Koenigsbourg (o Hohkönigsburg), literalmente significa "El Castillo del Rey", es una perfecta representación del papel complicado y estratégico que Alsacia ha jugado durante toda su historia. ¡Adéntrate con nosotras para descubrirlo!

https://www.tourisme-alsace.com/es/principales-centros-turiacutesticos-alsacia-este-de-francia/castillo-haut-koenigsbourg.html






Las primeras menciones del castillo se remontan al s. XII, durante el reinado de Luis VII, como protector de las rutas del vino. Durante las Guerras de los Treinta Años fue casi completamente derruido debido a un asalto de las tropas suecas, pero el kaiser Guillermo II en 1899 mandó reconstruirlo como símbolo de la recuperación de Alsacia por parte de Alemania (¡una de tantas!) a modo de museo medieval. Está increíblemente bien conservado y cumple todos los estereotipos medievales:  situado en lo alto de una colina (¡impresionantes vistas!), altas murallas, puentes levadizos, torres almenadas, grandes salones, trofeos de caza...





Se puede acceder al castillo en coche o en autobús desde la estación de tren de Orschwiller y la subida ya es una experiencia en sí misma: el paisaje es impresionante, un bosque de cuento de hadas que, por otro lado, es perfecto para hacer senderismo. 


Una vez arriba, existen dos opciones: visitarlo por libre o guiado (varios idiomas disponibles). Tanto en un caso como en el otro, la visita está muy delimitada, muy estructurada: de sentido único por los grandes salones y las habitaciones. Una de las curiosidades que más me llamó la atención fueron los muebles: están colocados a través de las salas en orden cronológico (¡durante la visita guiada cobran mucha importancia!). Por ejemplo, yo descubrí que el paso de los baúles a los armarios que conocemos hoy en día se debe al periodo de entre guerras, cuando no había tanto peligro de tener que coger rápidamente las pertenencias y huir. 


Además, cuando lo visité tuve la suerte de que se celebraba la feria del cómic medieval, por lo que además de firma de libros de autores de la región (increíble la cantidad de historias medievales narradas en el castillo y alrededores), había varias exposiciones y resultaba muy curioso ver al castillo con otros ojos. 


A la salida, no puede faltar un jardín de estilo medieval, pequeñito, pero muy didáctico, puesto que está repleto de quizzes sobre plantas medicinales y regionales. ¡Toda una belleza!


Os dejo con algunas fotos más, por si no os han entrado suficientes ganas de visitarlo =) 





Y esta es otra de las 150000 razones para visitar Alsacia 😍😍

Loulou 😎

Comentarios